Los devotos del ateísmo

A menudo, las personas cuyas creencias –o descreimientos, en este caso- se mueven en torno al ateísmo son llamadas al orden por las voces de los fieles más religiosos. Católicos, islámicos, judíos y hasta creyentes de los Hare Krishna dicen sentirse ofendidos por la mínima manifestación religiosa del ateo.

Es decir, cuando un ateo pone sobre la mesa todo su abanico ideológico y desmonta con su propio criterio reflexivo las argucias de las religiones –son el opio del pueblo, según dijo el filósofo Karl Marx-, al instante aparecen siempre los ofendidos, los que se sienten dañados por una presunta mala educación, los que tachan al ateo de mal engendro por el simple hecho de airear su pensamiento.

http://www.europapress.es/comunicados/sociedad-00909/noticia-comunicado-renueva-cerradura-mayor-seguridad-aumentan-robos-viviendas-20161130121335.html

Eso sí, el ateo no tiene el más mínimo derecho a quejarse, ni a poner el grito en el cielo, ni a decir que se siente dañado por la falta de respeto sufrida, cuando, por ejemplo, una procesión con una estatua religiosa -cuya cara es la de un viejo vecino del barrio amigo del escultor- le impide llegar a tiempo al trabajo porque ha montado un atasco de tráfico que obligaría al mismísimo concejal de urbanismo a dimitir.

A los ateos se les pide respeto, pero siempre que tengan la boca cerrada. Sería impensable que una televisión pública como canal sur tuviera semanalmente en emisión programas dedicados a divulgar el pensamiento ateísta -¿alguien se lo imagina?, las quejas de los espectadores colapsarían la centralita-. Sin embargo, cuando es el catolicismo el que aparece puntualmente ensalzado y promocionado a través de los entes públicos de difusión, el ateo no tiene derecho a quejarse ni a sentirse ofendido.

Hay más de mil doscientas religiones repartidas por el mundo. La mayoría están confeccionadas a imagen y semejanza de otras religiones –egipcias, sumerias, etc.- que ya dejaron de existir. Ha sido mucha la cultura y el arte que se creado en torno a religiones como el cristianismo, pero no hay que olvidar que esas mismas religiones son la primera causa de muerte en la Historia de la humanidad. Casi nada.

Written By Manolo